Confemadera Galicia apuesta por minimizar la siniestralidad en una actividad estratégica para la economía gallega

Elier Ojea, pte. Confemadera Galicia. Artículo de opinión publicado en la revista Seguridad Laboral

Tradicionalmente, la actividad del sector forestal y la industria de transformación de la madera han estado asociadas a las noticias de accidentes laborales. No cabe duda de que, como sucede en la mayoría de las actividades industriales, ésta entraña sus riesgos pero quizás en Galicia tenga una mayor repercusión social debido a que, entre otros factores, el sector tiene un peso relevante en la economía gallega.

De manera estimada, en Galicia se realizan el 50% de las cortas que se registran en toda España, en 2012, más de 54.000 familias gallegas cortaron madera. Si avanzamos en la cadena de valor de la madera, tenemos una industria de primera transformación (formada por aserraderos, industria del tablero y pasta) que es líder a nivel nacional en la exportación de algunos productos como el tablero o la pasta de papel.

En estos momentos, en Galicia se produce el 43% de la madera aserrada, el 33% del tablero, el 35% de la pasta de papel y el 8% del mobiliario. En conjunto el sector factura más de 1.600 millones de euros al año y da empleo directo a más de 20.000 profesionales y, de manera indirecta, a cerca de 50.000. Es además, una actividad muy extendida por toda la geografía gallega, según el Instituto Gallego de Estadística, la actividad industrial de la madera tiene un papel relevante en más de 52 ayuntamientos de entornos rurales donde representa el 30% de las industrias asentadas.

También influyen otros factores externos como la orografía y condiciones adversas de clima (lluvia, viento, heladas) que dificultan el trabajo de los profesionales del sector. Y, por último, podríamos señalar otros elementos que llaman la atención, no tanto a los profesionales del sector pero sí a la sociedad en general, como son la dimensión de la materia prima que se manipula o la envergadura de las máquinas que se emplean en las labores que se realizan en los aprovechamientos forestales, por ejemplo.

Cultura empresarial enfocada a la prevención

No obstante, hay que destacar que tanto las características de los trabajos que se desarrollan como las condiciones del entorno son factores que las empresas del sector asumen como agravantes sobre su actividad diaria, lo que se traduce en una cultura empresarial comprometida, en primer lugar,  con la prevención, en segundo lugar, con la reducción de la siniestralidad laboral.

En este contexto, es justo reconocer que el sector forestal y de transformación de la madera gallegos tienen una amplia tradición en la implantación de una cultura de prevención de riesgos laborales. Las estadísticas oficiales muestran que existe una preocupación en el sector por reducir el impacto de los accidentes laborales en su actividad general.

Somos uno de los sectores estratégicos de la economía gallega que, frente a otros, ha sido capaz de mantener gran parte de su actividad en un contexto de crisis y, sin embargo, no somos de los sectores productivos con un mayor número de accidentes en jornada laboral.

Según la información de la Consellería de Traballo de la Xunta de Galicia en el año 2011 los accidentes con baja en jornada laboral en las actividades de selvicultura, explotación forestal, industria madera y papel y fabricación de mueble ascendieron a 1.553, lo que representó casi el 5% del total de los accidentes que se registraron en Galicia. En 2012, el descenso fue significativo ya que se registraron 1.071 accidentes, representando el 4,5% del total de los accidentes que se registraron ese año en nuestra comunidad.

Desde Confemadera Galicia tenemos una larga trayectoria en el desarrollo de actividades para apoyar, sobre todo, a las Pymes del sector que pueden tener más dificultades para, de manera individual, impartir formación y contribuir a la difusión de una cultura comprometida con minimizar la siniestralidad en toda la cadena de valor de la madera.

Compromiso, minimizar la siniestralidad

Esta preocupación nos impulsa al desarrollo de múltiples actividades que nos ayuden a conseguir ese objetivo mediante un programa de acciones que abarca tres grandes áreas actuación: formación permanente para reducir la siniestralidad en las diferentes actividades que se realizan en esta industria, difusión y sensibilización de medidas para minimizar la siniestralidad en este sector y mejora de las habilidades técnicas de los profesionales que, por ejemplo, manejan maquinaria pesada.

En los últimos cinco años Confemadera Galicia ha impartido cerca de 30 cursos presenciales en las cuatro provincias gallegas, haciendo especial hincapié en el manejo de la maquinaria forestal, el uso de biocidas o el trabajo en las instalaciones industriales, así como otros temas que han sido de interés para el conjunto de las empresas que representamos.

En esta línea, siempre hemos desarrollado una participación activa del sector en cualquier iniciativa que contribuya a reducir la siniestralidad. Uno de los ejemplos más recientes es el Programa de Prevención de Riesgos Laborales del sector forestal diseñado por el Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral (ISSGA), que nos permitió realizar jornadas de difusión y sensibilización entre empresarios y técnicos de empresas del sector por todas las provincias gallegas. Este programa de prevención de riesgos laborales para el sector forestal se completó con actividades de asesoramiento técnico sobre medidas correctoras en las propias empresas, acciones formativas para mejorar el uso de maquinaria pesada y ampliar con formación dirigida a docentes del sector forestal.

En paralelo, desde Confemadera Galicia hemos diseñado un Manual de Prevención de Riesgos Laborales en el sector forestal así como diferente material divulgativo, que incluye trípticos, pegatinas informativas, señales preventivas para facilitar la adopción de medidas de prevención de riesgos laborales en las empresas. Una labor de difusión que consideramos clave para apuntalar la cultura de prevención de riesgos laborales tanto en el caso de los empresarios como de los técnicos y trabajadores que desarrollan su actividad diaria en este sector.

Por último, otra de las áreas en las que llevamos trabajando tres años es en la mejora de la capacitación técnica de los profesionales. Para ello, hemos puesto en marcha una iniciativa de formación en el simulador en 3D más avanzado que existe en España, con el objetivo de entrenar las habilidades de aquellos profesionales que trabajan en el monte y contribuir así a reducir la siniestralidad.

Es un hecho que en la última década, el sector forestal de Galicia ha experimentado una tecnificación de las labores que se desarrollaban en los montes. Trabajos que antes se realizaban manualmente como la tala y extracción de la madera ahora están perfectamente mecanizados con procesadoras y autocargadores.

Confemadera Galicia firmó con la Consellería de Traballo e Benestar, un acuerdo de cesión de las instalaciones del centro Integrado de Formación Profesional de Santiago para impartir formación especializada, a través de ejercicios prácticos en un simulador virtual forestal en 3D donde se practican habilidades tanto en el manejo de maquinaria pesada -entre ellas una procesadora y un autocargador- como en las técnicas de planificación de la tala para la optimización de su rendimiento.

La iniciativa ha sido un éxito y ya se han realizado varios cursos de iniciación y perfeccionamiento, en los que se ha informado y formado casi medio centenar de trabajadores forestales, y  a los que les daremos continuidad durante este 2014. Incluso hemos llevado a alumnos de la Escuela de Forestales de Vigo para que, como futuros trabajadores del sector, tuviesen la oportunidad de hacer sus primeras demostraciones virtuales.

Y seguiremos desarrollando otras iniciativas que consideremos oportunas para reforzar la cultura de prevención de riesgos laborales en el sector porque es una preocupación para el colectivo de empresarios que conforman el sector forestal y la industria de transformación de la madera de Galicia. Como representante del sector,  Confemadera Galicia asume ese compromiso como propio para trabajar en las mejoras que se puedan adoptar para ayudar a las más de 3.000 empresas que forman parte del sector desarrollando actividades de selvicultura, aprovechamiento forestal, o transformación de la madera en sus diferentes eslabones de la cadena de valor de la madera.