Economía e Industria destaca el esfuerzo de la industria de la madera por desarrollar productos de mayor valor añadido

El conselleiro de Economia e Industria, Francisco Conde,  destacó en el aserradero Hermanos García Rocha (Oza-Cesuras) el “esfuerzo” que está realizando la industria de transformación de la madera por “desarrollar productos de mayor valor añadido”  y su capacidad para “dinamizar la economía del rural gallego”. El conselleiro visitó Hermanos García Rocha dentro del programa de Confemadera Galicia para conocer toda la cadena de valor de la industria gallega de la madera.

Hermanos García Rocha transforma anualemente 100.000 toneladas para fabricar embalaje industrial y alimentario, tarimas y frisos, productos para carpintería y construcción en pino y mangos (herramientas con destino a jardinería,agricultura y construcción) en eucalipto globulus.

Hermanos García Rocha, tercera generación transformando la madera

Hermanos Garcia Rocha es el ejemplo de aserradero que, con una apuesta decidida por la innovación y la internacionalización, ha sido capaz de consolidar en la tercera generación de empresarios un negocio tradicional que nació de la una empresa familiar en el año 1959.

La empresa factura 7,6 millones de euros y genera 90 empleos, entre directos en indirectos, en la comarca. El 10% de su producción se destina al mercado internacional y el restante 90% al mercado nacional.

Benito García, responsable de la empresa explicó que tienen implantada la Cadena de Custodia, los sellos de certificación forestal sostenibles PEFC y FSC, los sistemas de gestión integral ISO 9001 y 14001, la certificación de Madera Estructural CE, y el certificado NIMF 15 de tratamiento térmico para productos destinados al embalaje emitido por el MAGRAMA.

Los aserraderos facturan un 15% más en 2013 

La secretaria general de Confemadera Galicia, Ana Oróns, destacó que en los aserraderos gallegos facturaron 392 millones de euros en 2013, “lo que representa un crecimiento del 15,4%”. De manera estimada, en Galicia operan 300 aserraderos distribuídos por todo el rural gallego, donde son “un agente de dinamización industrial” que contribuye a la fijación de población en entorno con escasa presencia industrial.

La industria del aserrado es una actividad industrial histórica, ligada a la riqueza forestal de Galicia, donde el 70% de la superficie es terreno forestal.

Oróns explicó que la innovación, de proceso y de producto, ha sido “uno de los factores claves en el incremento de la actividad industrial” de los aserradores gallegos, ya que ha permitido consolidar los nichos de mercado tradicionales (envases y embalajes para pesca y alimentación, elementos de madera estructural…) y establecer nuevas vías de negocio en el mercado internacional.